Sturnella defilippii, un ícono del presente

Foto Loica_Web_3968
Sturnella defilippii (el nombre es lo de menos) es un pájaro que habita los campos naturales de la región pampeana de Argentina y Uruguay. Hace 200 años era común en toda la región (que es la única parte del mundo donde existen) pero a medida que han ido modificándose los pastizales naturales (la vegetación nativa de esta parte del planeta), este pájaro ha ido desapareciendo paulatinamente.
 Hace 22 años, en una recorrida por el norte del país, vi por primera vez a la Sturnella defilippii. La había estado buscado por varios años, sin suerte. En un rincón de Salto logré finalmente verla. Me impactó tanto que, desde entonces, comencé a visitar esa zona regularmente. El macho es negro con el pecho rojo. Resaltan muy bien en el amarillo y verde del campo natural. En primavera los machos pasan buena parte del tiempo realizando despliegues aéreos que acompañan con sus cantos fuertes. Para el que aprecia la vida silvestre ver un grupo reproductivo es algo fantástico. En mi opinión hay pocos espectáculos de la naturaleza pampeana que lo igualen.
En 2004, como parte de mi tesis de doctorado, comencé un estudio sobre el impacto de la agricultura y ganadería sobre los ensambles (grupos) de especies de aves nativas de pastizal en el norte de Uruguay. En 2008, finalizado mi posgrado me enfoqué en la ecología de Sturnella defilippii. En los últimos nueve años, junto a numerosos colaboradores, hemos recabado mucha información sobre la especie. Este fin de semana regresé nuevamente a mi área de estudio y, por primera vez en nueve años, no pude localizar los grupos reproductivos de Sturnella defilippii. Estas aves eligen los mejores campos (en términos de cantidad y calidad del pasto) para nidificar. Hay un portero en particular que alberga la mayor parte de la población uruguaya. En este lugar en toda la mañana encontré a un macho solitario. No se comportaba normalmente. En vez de desplegar, elevándose en el aire, cantaba principalmente desde el suelo (algo que puedo asegurar que es extremadamente inusual luego de haber observado y grabado más de 500 individuos durante casi 10 años!). Este macho tampoco estaba defendiendo un territorio, como hubiera sido de esperar. En cambio, cantó algunas veces y siguió su camino. El mejor potrero de los últimos 10 años hoy esta vacío.
¿Qué puede haber pasado? Hay varias posibilidades… Hablando con la gente del campo me comentaron que este último invierno hubo muchas heladas y esto afectó la cantidad de pasto disponible. Hoy los campos están bastante “pelados”. Tal vez las Sturnella defilippii se fueron a otro lugar. Puede ser… El problema es que el potrero “abandonado” ha sido, durante la última década, el que sistemáticamente ha producido el pastizal de mejor calidad y por esta razón, donde la mayoría de estas aves se concentraban. ¿A dónde podrían haber encontrado un parche de hábitat mejor?
Una alternativa menos alentadora podría estar relacionada a las frecuentes heladas de este último invierno. Cuando las poblaciones de una especie son abundantes y se distribuyen por diferentes lugares, es difícil que una factor puntual inusual (como en este caso las fuertes heladas) puedan afectar de manera generalizada a todos los individuos. Cuando las poblaciones son pequeñas y se encuentran muy localizadas geográficamente (por ejemplo, por efectos de la modificación de hábitat relacionada con nuestras actividades productivas), la historia es diferente. Un evento de este tipo puede barrer con una población entera (a veces con una especie completa).
¿Qué pasa si desaparece Sturnella defilippii, si se extingue? Depende..
Para la mayoría de los uruguayos y argentinos (ya se extinguió en Brasil) es casi seguro que su desaparición pasará totalmente desapercibida. No hay nada que haga Sturnella defilippii que nos afecte de manera directa. En el pasado cuando existían cientos de miles o incluso millones seguramente cumplían un rol muy importante manteniendo a raya las poblaciones de diferentes insectos del campo natural. Hoy por hoy quedan, en el mejor de los casos, solo unos pocos miles en Argentina y pocos cientos en Uruguay, por lo que su impacto “ecológico” es seguramente insignificante.
De cualquier forma, para algunos pocos (naturalistas, biólogos y afines), la desaparición de esta ave será una hecho extremadamente lamentable. Sturnella defilippii (al igual que todas las especies que habitan nuestro planeta) es el producto de un largo proceso de evolución (millones de años) y da mucha bronca (tristeza más bien) cada vez que una de estas manifestaciones de la naturaleza desaparece para siempre.
Pero más allá de estas percepciones disímiles, Sturnella defillippii representa, objetivamente, una realidad bastante triste. Es el reflejo de un modelo de desarrollo de país (Uruguay y Argentina, y la gran mayoría) que no considera mucho más que las ganancias a corto plazo, sin importar las consecuencias en el largo plazo. Y con esto no me refiero a la pérdida de “pajaritos” como Sturnella defilippii, sino a una pérdida más generalizada que abarca cuestiones que van desde el patrimonio (tan festejado estos últimos días en Uruguay) hasta la estupidez de hacer desaparecer recursos naturales sin siquiera saber si pueden generar, a través de la aplicación de la ciencia, recursos económicos futuros.
Soy optimista. En breve regresaré al norte en busca de Sturnella defilippii. Pienso que reaparecerán en algún lado. Si no es este año será el que viene. Pero lo que me sucedió este fin de semana me hizo nuevamente reflexionar sobre la forma en que nos relacionamos con la naturaleza (nosotros, y nuestros vecinos). Vamos con la corriente, no aprovechamos el conocimiento científico en pro de un uso inteligente y eficiente de los recursos naturales. Ni siquiera se trata de “sustentabilidad “ se trata de ser o no estúpido… La mayoría de los gobiernos se manejan como si lo fueran. Como si lo único que importara es el corto plazo y resolver los problema de hoy. La vida silvestre nos da señales; hay gente en la universidades que las sabe interpretar. Los políticos (que reflejan los intereses del común de la gente) no los quieren escuchar.
Corrijo entonces: con respecto a la situación de Sturnella defilippii a corto plazo, soy optimista. Con respecto a nuestra políticas de desarrollo soy realista. Debe ser por eso que, cada primavera regreso a Salto a ver a estas aves. En el fondo se que les queda poco.
Adrián Azpiroz, PhD

2 Comentarios

  1. ignacio 26 abril, 2017 Responder

    me gusto la info pobre pajaro ¿
    no?

  2. catalina 8 abril, 2017 Responder

    lindo material

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*