Tráfico de Vida Silvestre

Cardenal-Larga-1024x394

El  Tráfico de Vida Silvestre es  un problema generalizado y difícil de combatir sin el compromiso de la sociedad en su conjunto

El comercio ilícito de animales y plantas genera cientos de millones de dólares anualmente. Las actividades (caza, captura) asociados a esta actividad ilegal representan la segunda amenaza más importante a la biodiversidad en general (sólo superada por la pérdida de hábitat) e incluso es el principal problema que enfrentan muchas especies. Por ejemplo, en la actualidad se siguen incautando toneladas de marfil derivado de colmillos de elefantes y se registran cientos de incidentes de caza ilegal de rinocerontes anualmente.

El tráfico ha tenido consecuencia nefastas sobre algunas especies en particular. Este es el caso del Guacamayo de Spix (recreado en la película de Disney/Pixar “Blue”). Luego del descubrimiento de los últimos individuos en la década de 1980 en el norte del estado de Bahía, Brasil, los traficantes de aves se encargaron de ir capturando a cada uno de ellos en los años subsiguientes. Pocos años después el único ejemplar que aun sobrevivía en la naturaleza, ante la imposibilidad de encontrar otro Guacamayo de Spix, terminó junto con un loro de otra especie como pareja. Hoy por hoy el Guacamayo de Spix está extinto en la naturaleza y solo sobreviven poco menos de 100 ejemplares en cautiverio, diseminados en diferentes puntos alrededor del mundo. La reintroducción de “Blue” a la naturaleza parece algo sumamente improbable en el mediano plazo al menos.

En nuestro país también se comercializan muchas especies de manera ilegal todos los años. Las autoridades responsables de combatir estas actividades reclaman más apoyo del gobierno nacional y se quejan de no contra con los recursos humanos necesarios para hacer frente a este flagelo. Por su parte la sociedad en general se muestra cada vez más intolerante al ineficiencia del estado y reclama acciones rápidas, contundentes y efectivas para detener la actividad de los delincuentes involucrados.

Foto: Montevideo Portal

Foto: El País

 

El Cardenal Amarillo es tal vez uno de los ejemplos más claros de lo que la caza ilegal pueden provocar. Esta especie de coloración llamativa y canto particularmente melodioso es una de las más buscadas por los traficantes. El establecimiento de algunos criaderos legales no ha resuelto el problema de la extracción de individuos de la naturaleza. Algunas características de la especie (por ejemplo su comportamiento territorial) hacen que sea presa fácil de los traficantes. Y lamentablemente muchas personas fomentan el comercio ilegal al comprar pichones o adultos capturados en diferentes partes del país. En la actualidad el Cardenal Amarillo es una de las aves más amenazadas en Uruguay y la región (se lo considera en peligro de extinción tanto en nuestro país como en Argentina y Brasil).
Probablemente hay personas que mantienen aves en cautiverio sin saber que, no solo se trata de una actividad ilegal, sino que además atenta contra la sobrevivencia de las diferentes especies en la naturaleza.

Por otra parte, cada vez son más los ciudadanos conscientes de estos problemas y, mediante acciones coordinadas concretas logran complicar de manera muy significativa la actividad de los cazadores. Un caso muy interesante involucró al sitio de venta por internet “MercadoLibre”. Hasta hace unos años era frecuente encontrar avisos en los que se ofrecían diferentes especies de aves de caza prohibida. Un grupo de personas indignados por esta actividad se organizaron para detectar estos avisos y dar los pasos necesarios para lograr que los mismos fueran bajados del portal. Este es un ejemplo bien concreto sobre iniciativas que podemos generar para aportar nuestro grano de arena para la conservación de nuestros recursos naturales.

2 Comentarios

  1. ignacio 26 abril, 2017 Responder

    estuvo interesante

  2. dylan 4 abril, 2017 Responder

    estuvo muy iteresante

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*